viernes, 25 de julio de 2008

Motivos para emigrar a Australia


Bueno, como imaginarán estas cosas no se deciden de un día para otro, hay mucho análisis, tan subjetivo como profundo y a conciencia, tratando de tener en cuenta las variables que a nivel muy personal uno considera como relevantes.

Primero un poco de situación, para lo que es Uruguay, estábamos (estamos) bien, yo trabajo, Gaby se encarga de la casa, el apartamento en cinco años lo pagábamos, tenemos auto, el niño en colegio privado, etc.

Por el lado afectivo, una familia que nos banca y a la que tratamos de molestar lo menos posible, pero que en algunos casos no hay más remedio y están ahí para darnos una mano.

Bueno, ahora…. ¿por qué nos vamos?

Hay dos factores que analizamos: la situación actual, con los riesgos que corríamos en el corto plazo y la situación en el largo plazo, más bien pensando en el futuro de los niños en este país.

Caso 1. Actualidad

Hoy en día la familia tiene una total dependencia económica de mí… “el huevo están en una sola canasta”… jeje.

Gabriela dejo la facultad cuando nació Mateo y se ha dedicado a la familia que es lo que a ella le gusta, con esto ahorramos mucho dinero en cuidado de los niños, transporte, comida fuera de casa, etc.

En definitiva si Gabriela trabajara, traspasaríamos sus ingresos en gastos y además, los niños se criarían a monte… o sea, es genial que Gaby los pueda criar y cuidar, siendo eso lo que le gusta hacer y además es negocio, así que todos doblemente felices.

Pero, en el peor caso -nos encanta pensar siempre en el peor caso, y miren que somos super optimistas… je je- bueno, en el peor caso, en el que yo deje de aportar, estaríamos en un problema mayor.

En el Uruguay actual, Gabriela no podría aspirar a un trabajo que le permitiera ni cerca cubrir las cuentas del mes… con mucha suerte podría conseguir algo que le permitiría pagar por la comida y los servicios básicos de todo el mes para todos.

Y si bien tengo un seguro de vida y discapacidad, los montos son limitados comparados con mis ingresos y permitirían por unos años palear la situación, pero en el mediano plazo, estaría la familia en una situación muy complicada.

Caso 2. El futuro

Si vemos como evoluciona Uruguay desde hace 20 años y nos proyectamos 20 años en el futuro, el panorama es desde nuestra óptica, muy complicado.

Pensemos que el crecimiento poblacional en Uruguay está por debajo de la reposición, el adulto joven de clase media se independiza pasados los 30 a causa del costo de vida, el rango para conseguir un buen trabajo y hacer su propio camino es muy limitado ya que llegando a los 35-40 años, la edad es un factor de peso para moverse dentro del mercado laboral.

También la población cada vez más envejecida va a hacer muy complicado para cualquier gobierno, sea del color que sea, bajar la carga impositiva ya que la seguridad social tiene un peso enorme en el presupuesto del país.

Suponemos entonces, que nuestros hijos van a vivir una realidad mucho más dura que la nuestra y quién sabe si llegado el momento van a poder emigrar (de ser esa su elección) ya que el mundo se está cerrando. Cada vez hay que pasar más filtros empezando por el económico, ya que emigrar implica gastos que no son para todo el mundo.

En fin y para nosotros… ni hablemos del gran gran largo plazo, donde estoy aportando para una jubilación bastante magra.

¿Cómo nos puede ayudar Australia a enfrentar estos panoramas?

Caso 1. Actualidad

Por el tiempo que sea que estemos en una sociedad como la australiana, donde integrarse al mercado laboral es mucho más fácil y donde hay buena asistencia social para las familias con hijos y cobertura de salud de primer nivel por parte del estado, pensamos que nuestro “peor caso” desaparecería.

Si Gabriela tuviese que encargarse de la familia en Australia, tendrá muchas más herramientas para hacerlo y si nos decidiéramos a volver, podríamos traer un buen dinero como respaldo para no tener estas preocupaciones aquí.

Caso 2. El futuro

Hoy por hoy si hacemos la misma proyección para Australia, viendo de donde vienen hace 20 años y a donde van, la cosa es totalmente diferente, la gente se puede independizar antes y tiene oportunidades para comenzar con su familia, sin los problemas que tenemos nosotros.

Si decidimos volver, como mínimo nos traeríamos la ciudadanía, por lo que los niños cuando llegue su momento podrán tener más chances para hacer su camino, en Uruguay o en cualquier otro país del mundo (ahí nos tocaría verlos partir a ellos… juas).

Obviamente si nos quedamos allá, podrán hacer de su vida lo que quieran, sin que el entorno los límite en forma alguna.

En resumen…

El factor de futuro es lo que nos mueve más, ya que son argumentos que no están atados a una realidad actual puntual que puede ser o no temporal, como los problemas de seguridad que tenemos, el aumento de la marginalidad, la pobreza de los servicios públicos en función de lo que uno paga, etc.
Que obviamente es una realidad que tiene su peso, (sobre todo cuando a uno lo aprietan en 18 y Ejido para sacarle un mango… je je je) pero que decidimos no tomarla como factor fundamental por miedo a decidir en forma errónea por pecar de “cortoplacistas”.

Finalizando…

Lo más importante de todo es que si todo cambia, si el panorama se da vuelta radicalmente, entonces, como dice la canción… “el camino es pa’l que viene y pa’l que va”

Acá siempre podemos volver, de eso no nos olvidamos nunca.

6 comentarios:

AleP dijo...

Hola! Excelente el balance que haces y como mencionas, en diferentes paises latinoamericanos tenemos los mismo deseos o aspiraciones y vemos que el futuro no pinta muy bien en nuestros paises. Comencé un blog para escribir en el todas estas inquietudes pues el año que viene muy probablemente emigre a Inglaterra. Todo un reto. Me encantan estos blog que encuentro por ahí. Es bueno saber lo que otros piensan. Te dejo la dirección de mi blog: http://deseoemigrar.blogspot.com
Mucho éxito!

Acosta dijo...

Gracias por tu comentario.

Ya agregue tu blog para seguir tus pasos y te deseo mucha suerte en tu proceso.

Saludos

Matías Sagasti dijo...

Hola, muy buena la evaluación que hiciste, concuerdo contigo. Y quería saber si Australia sigue siendo un destino para emigrar tan atrayente como siempre o si la cosa a cambiado por ahí. Porque desde hace un tiempo me viene dando vueltas en la cabeza la idea de irme y he pensado varias veces en Melbourne específicamente. Estudio economía y con lo que he aprendido hasta ahora me puedo dar cuenta que el futuro impositivo va a ser insoportable. Da miedo solo con pensar lo que se viene, claro, aparte de MUCHA inseguridad, mala calidad de los servicios, etc. La verdad que yo me las arreglaría en un supuesto caso en que me quedara, si se quiere es un caso parecido al tuyo nada mas que tengo estudio de menor valor y que soy solo. Vos como la ves para un caso como el mio? pinta peor que acá? jaja la verdad estoy perdido, pero es como decís vos, tampoco quiero dar ningún paso en falso. Saludos y gracias.

Acosta dijo...

Hola Matías, solo te puedo decir que concordamos con mi esposa en que nuestra emigración a Australia fue lo mejor que podíamos haber hecho por nuestra familia. Otros piensan distinto o no se adaptan. Lo que quiero decir es que cada caso es diferente, si tenes la opción de venir a probar y ver cómo es esto hacelo (tal vez con una de las 200 nuevas visas), así te podes hacer un poco la idea sin arriesgar demasiado. Saludos.

Matías Sagasti dijo...

Ayer me puse a leer todo el blog (muy bueno) y pa.. la verdad me quedo más tranquilo de saber que no soy el único que piensa así jaja, coincido contigo en prácticamente todo. También soy super optimista pero me doy cuenta que lo que viene no pinta de lo mejor che. Después de hablar un montón de veces con mi viejo terminamos diciendo lo mismo, que lo mejor es irse jajaja. Y bueno a lo mejor pruebo un tiempo afuera para ver que tal es, más ahora que todavía estoy solo y sin hijos. De todas formas faltaría un tiempo , no tengo el título aún pero voy a buen ritmo, de última siempre va a estar la flia atrás de soporte. Me imagino que ha de ser bravo estar lejos, mi hermana está en Argentina y extraña pila y eso que la vemos seguido.
Con leer un poco uno se puede da cuenta que querés lo mejor para los tuyos, mucha suerte. Saludos

Acosta dijo...

Matías, lo de extrañar o no depende también de la persona, nosotros no hemos tenido ningún episodio nostálgico, pero sabemos de mucha gente que si lo ha tenido. Gracias por tus deseos y suerte para ti también. Saludos.