viernes, 15 de agosto de 2008

Inflación


Un 0,45% en Julio y en lo que va del año 5,91%.

¿Porque entonces a nosotros nos rinde muchísimo menos que a principio de año?

Estimo que siempre gastamos en el rubro errado, pero voy a analizar como ejercicio el mes pasado a ver si averiguo que está pasando:

Bajaron

La vedette fue la ropa, terrible bajón, cosa que me imaginaba porque fueron todas las liquidaciones de fin de temporada, pero ¿toda la gente compro ropa?
Nosotros por lo menos no gastamos en ese rubro porque habíamos comprado al comienzo del invierno (a precio caro) para que no pasen frío los nenes... ven, ahí marchamos por apurados.

También bajaron las verduras y como grandes consumidores nos hubiéramos visto beneficiados si alguien le hubiese avisado a los dueños de los almacenes que tengo cerca; ya que los muy listos no bajaron casi nada.

Subieron

Los pasajes de avión fueron los que más subieron… qué bueno que hace como 4 años que no me subo a un avión… ven ya me quejaba de lleno… esta no me toco.

Se mantuvieron

¡Los combustibles y la luz no subieron!, bueno siempre que obviemos que si gastas más de una cierta cantidad de luz tenes que pagar una linda multa del 5% si pasas de 600 Kw, no importa si gastan 1 o 10 en ese contador).

Y acá justamente, por ese pequeño detalle, perdemos como en la guerra por abusadores, ya que con la calefacción con radiador en la noche, con el calefón que nunca da para todos y con la secadora de ropa es inevitable pagar terrible multa por el gasto de energía y si a esto le sumo lo que hemos pagado por garrafas para la estufa… me pongo a llorar.

En resumen, con estos porcentajes ¿no nos estaremos haciendo trampa al solitario? ¿una familia común puede rescatar algo de este número?

Yo en lo particular no me quedo contento cuando escucho que la inflación sigue baja… es más, me entra por un oído y me sale por el otro, porque ni siquiera sé si el valor es real o si lo hacen dar; no puedo olvidar el subsidio que se mantiene al boleto o el manejo que se hace o se trata de hacer de los precios de los alimentos que se miden para la inflación, como algunos cortes de carne, la harina o la leche.

El caso de la leche es el más clarito, la que se mide es la "fresca común" que cada vez hay menos en las góndolas, no porque se agote rápidamente, sino porque cada vez entregan menos (dicho esto por el almacenero del barrio), en cambio las otras variedades, descremadas, con calcio, de primer crecimiento, etc. son entregadas en mayor cantidad y su precio sube y sube alegremente.

No faltara quien compre en un mejor almacén donde todo bajó un montón o que sepa economizar energía cien veces más que yo o que compró diez kilos de ropa y ahorro un montón para el invierno que viene... pero bueno... yo compro donde compro y gasto como gasto... es mi Uruguay subjetivo del que me quejo...

No hay comentarios: