martes, 12 de agosto de 2008

Paradoja de Sonsol


Hoy puse como ejemplo de un planchazo intelectual de novela a la Paradoja de Russell y ya que andábamos, Mello nos aporto sobre las Paradojas de Zenón y ahí me acorde de algo que pasó hace unos años.

Las paradojas de Zenón son de este tipo:

“Racionalmente, una persona no puede recorrer un estadio de longitud, porque primero debe llegar a la mitad de éste, antes a la mitad de la mitad, pero antes aún debería recorrer la mitad de la mitad de la mitad y así eternamente hasta el infinito. De este modo, teóricamente, una persona no puede recorrer un estadio de longitud, aunque los sentidos muestran que sí es posible.”

Esta gente, trataba de demostrar que el movimiento no existe y lo que percibimos del mundo es una ilusión, bien cosa loca y digna de filósofo griego.

Bueno volviendo al tema.

Lo que me hizo acordar todo esto, es que hace unos años se jugó una final de basquetbol muy polémica entre Defensor y Paysandú, donde claramente al final del partido el doble decisivo se convirtió cuando el tiempo ya había expirado, pero no sé porque, no valía decir que los jueces se equivocaron y escuche cualquier tipo de explicación. Lo más loco fue lo dicho en “la hora de los deportes”, conducida por Alberto Sonsol.

En este programa los panelistas (algunos de ellos reconocidos hinchas de Defensor) mostraban el video del partido y bien clarito se veía que una vez consumidos los minutos y los segundos del reloj, la pelota todavía estaba en las manos del jugador de Defensor, pero (y acá viene lo lindo) en una maniobra genial, se les ocurrió que todavía quedaban las decimas del último segundo por consumir, así que pusieron su propio reloj con las decimas agregadas, adicionándole con esto un segundito más al partido; tiempo suficiente como para demostrar que Defensor fue el legitimo ganador.

Una mentira descarada pero como decía Groucho Marx… ¿A quién le va a creer usted?, a mi o a sus propios ojos.

Al otro día nos divertimos bastante con esta explicación en la oficina y desarrollamos una teoría en la que nada termina y cada momento es eterno, porque le podemos agregar todas las unidades para medir el tiempo que se nos antojen y así estiramos las cosas todo lo que sea necesario, pero esto evidentemente no es lo que observamos, he aquí la paradoja de Sonsol… ¿les suena parecido a algo?... como habrán notado sin quererlo y sin saberlo seguíamos los pasos de Don Zenón.

Después de larga meditación decidí ocultar estas teorías por las implicaciones catastróficas que podían tener para la raza humana en caso de que se confirmaran, por ejemplo, si avivábamos a los Brasileros corríamos riesgos de perder la final de maracaná, ya que todavía se está jugando y en cualquier momento la pueden ganar… jajaja

Pero ta, yo me la juego y hago estos datos públicos… que sea lo que Dios quiera.

4 comentarios:

Marcos Crispino dijo...

Eso fue hace como 5 años... Ta, es cierto que nos divertimos con la "paradoja de Sonsol", pero ¿no será momento de que lo superes? :)

Andrés Acosta dijo...

Ja jajaj… no, no, no… dejame tranquilo con mis anécdotas que me encantan… un abrazo

Diego dijo...

vos no te enteraste, pero en realidad el partido se esta jugando todavia, por eso no estamos en los juegos olimpicos, jeje!!!

Andrés Acosta dijo...

aaaaaaaaaaaaaaahora entiendo! Jejej… yo pensé que éramos horribles nomás…