jueves, 13 de noviembre de 2008

La cabecita bien puesta


Como imaginaran sigo atento el acontecer económico aquí y allá y pocas veces como en está ocasión he visto los titulares de los medios de Uruguay y Australia tan alineados, en ambos lados hay mucha expectativa e incertidumbre por la crisis internacional que se está desatando.

Aquí en Uruguay me sorprende muchísimo el dejo de arrogancia con el que se espera la ola, llevamos varias crisis sobre los hombros y parece que nunca vamos a aprender. Como puede ser que lo único que escuchemos es que estamos bien, que los bancos están gorditos y que prácticamente la crisis va a ser tangencial, ¿en qué cabeza cabe? (como ejemplo miren el final de esta nota lo que dice Bergara)

Escuchamos cosas como que no hay problema porque hasta el mes de Setiembre ya se superó todo lo exportado el año pasado en varios sectores y que no debería haber quejas, ¿estamos todos mal? ¿no sabemos cómo funciona la cosa todavía? ¿no sabemos que los dueños del negocio no hacen caridad?
Como decía Goldratt, la meta es hacer dinero hoy y mañana también; el dinero que ya ganaron, ya se ganó, nadie va a mantener una plantilla de trabajadores intacta porque ya ganó más que el año anterior, es ridículo, en cuanto el ritmo de la ganancia desaparezca, así también van a desaparecer los puestos de trabajo y en consecuencia van a dispararse los gastos sociales… está en la tapa del libro.

En cambio después leo en los diarios Australianos (que son grandes exportadores de materias primas también) y me entero de cómo esperan agazapados la crisis como para darle la mejor batalla posible, tienen grandes planes de obra pública para el 2009 para que no merme el empleo, planean dar varios dólares a las familias para que no caiga el consumo, piensan en fomentar algunos rubros industriales como los autos que contaminen menos para impulsar su fabricación, tratando así de que su industria automotriz no colapse, bajar las tasas de interés para que las hipotecas pesen menos, fomentar la compra de viviendas nuevas para ayudar a la construcción, etc, etc. Todo para tratar de sobrevivir intactos hasta que sus mayores compradores de materias primas (China e India) empiecen a demandar nuevamente.

Todos los días dicen que la cosa va a ser difícil, que se van a perder empleos pero que confían en que a fines del año próximo la cosa va a estar mejor y van a estar saliendo adelante.

¿De dónde sacan esta plata?

Bueno con el bum de los precios de las materias primas no hicieron lo que se hizo aquí, se ahorro todo lo posible y con estas palabras el oficialismo justifico el gasto público proyectado: “si no gastamos ahora lo que hemos ahorrado en estos años en que nos fue tan bien, ¿cuándo lo haremos?”

Parece tan sencillo, gastar en el momento justo hasta que pase el chaparrón y el viento sople a favor otra vez; pura política económica contra cíclica, de la que acá solo hemos oído el nombre y nada hemos visto en los hechos.

Ojala la crisis no sea tan grande como las que vivimos antes, pero, ¿no valdría la pena estar un poco más preparados solo por si acaso?

Evidentemente, Uruguay, como diría el Toto Da Silveira, no tiene la cabecita bien puesta.

3 comentarios:

Leo dijo...

la diferencia entre uruguay y australia, segun lo veo yo, es la cantidad de pobreza que está incapacitada para el consumo.
Necesidades satisfechas de uno y otro.
Me parece que son dos países incomparables, además de que frente a la crisis Uruguay no puede hacer mucho.
Tal vez en Australia funcione la Democracia y el Estado, pero lo que es por aquí, lejos estamos de que suceda eso.
Basta recordar el proceso fundacional de BROU.
A mi modo de ver tenemos una estatización errónea y poca defensa de los consumidores, o sea vemos la economía desde la venta y no desde la compra.
Aunque es claro que no soy un experto del tema.
Insisto comparar un país de la Commonwealth con Uuguay, es en el mejor de los casos, positivo para nosotros.
Gracias por dejar comentar.

Acosta dijo...

Leo, encantado de que comentes y totalmente de acuerdo de que acá el que consume está en segundo plano, eso seguro, un día a modo de ejemplo voy a contar cómo funcionan los controles gubernamentales a las compañías privadas que producen electricidad en Australia, lo sé de primera mano porque mi prima trabaja en una y realmente es increíble cómo se vela por el consumidor.

Volviendo al tema, en el post trataba de comparar actitudes más que los recursos que las acompañan, no somos tontos, ¿porque nos tratan como tales?, desde mi humilde punto de vista tiramos la plata dándosela a la gente por nada, en vez de guardarla para dárselas por trabajo, ¿no era mejor guardarla y el año que viene empleábamos a esa gente para hacer alguna ruta nacional?

Como puede ser que estos tipos que están 1000 veces mejor que nosotros para palear la crisis estén tan preocupados y diciéndole a la gente que vienen tiempos difíciles y que se preparen porque van a ver problemas graves como una gran pérdida de empleos y acá nada... no me siento engañado pero siento que tratan de engañarme y no me gusta.

Alejandra dijo...

Yo toy de acuerdo contigo. Acá los gobernantes parece que no tiene cabeza.
Saludos