martes, 6 de enero de 2009

La salud enferma del Uruguay… más de lo mismo


Este es un post que vengo postergando hace algún tiempo, desde Noviembre para ser más exacto, pero hoy encontré el tiempo para despacharme contra el sistema de salud en Uruguay y además hace mucho que no meto en un post la carita de bebe enojado que tanto me gusta por lo que mato dos pájaros de un tiro.

Bueno, empecemos por lo obvio, en Uruguay si uno no es lo suficientemente acaudalado para pagar una salud de mejor nivel o lo suficientemente pobre para ser atendido en salud pública, queda a merced del corporativismo mutual, que desnuda de una forma más que elocuente lo peor de nosotros como sociedad.

Para los lectores de otros lares, una breve explicación, el sistema mutual nació con el ideal de que uno aporte más cuando menos use los servicios de salud para poder recibir años después cuando más necesite a un costo razonable toda la atención que necesite, una muy buena idea que no sobrevivió a su implementación ya que en el proceso de llevarla adelante fue destrozada por varias razones como: el amiguismo, el corporativismo y el sindicalismo mal encausado.

Algunos ejemplos de lo que no funciona…

1 – Los médicos ginecólogos cobraban un extra por acto médico cuando hacían cesáreas y no lo cobraban cuando el parto era normal, consecuencia en institución A, las pacientes le pagan en su mayoría el adicional a su ginecólogo para que las atienda en cualquier circunstancia ya sea normal o cesárea, o sea, se aseguran la plata extra para hacer lo que tienen que hacer; consecuencia en institución B, la institución limita por médico la cantidad de cesáreas que puede hacer por mes, espectacular!! No importa si todos tus pacientes necesitan cesárea un mes, lo importante es la cuota; conozco un caso de un bebe que no soporto el sufrimiento fetal por la demora en hacer la cesárea; responsables por esa vida perdida… ninguno.

2 – Los veteranos que entran a internarse y toda la familia queda con el corazón en la boca ya que es un secreto a voces de que si entras y sos mayor, es difícil salir.

Una vez adentro, los exámenes se demoran horrible (a ver si la quedas en el ínterin y se ahorran el gasto) , te dan medicación incorrecta, sufrís golpes o malos tratos “involuntarios” por parte de una minoría de funcionarios que de vocacional no tienen nada.

Varios casos en mi familia lamentablemente.

3 – Los medicamentos recibidos (cuando hay) son en su mayoría clones de los medicamentos originales y recetados por los médicos. Luego de esperar algunos meses por los mismos uno si puede pagarlos termina en la farmacia.

4 – Uno paga mensualmente por el privilegio de ser atendido, luego hay que seguir pagando por cada consulta o medicamento, ¿para qué es la cuota mensual? No hay ni un mínimo razonable de consultas “gratuitas”… por lo menos una a cambio de la cuota!!!

Podes llegar a emergencia quebrado que si no pagas el ticket primero no te atienden y luego en el mejor de los casos quedas en una sala común con gente destruida horas y horas hasta que te consiguen una cama para internarte.

5 – Funcionarios que son perseguidos o procesados recién cuando tienen la “mala” suerte de mandarse una macana con el hermano o pariente de alguien conocido.

Y bua… para que seguir, el punto queda claro.

Para colmo de males el sistema “privado” del mutualismo, ha inventado una forma artificial para la subsistencia de las instituciones peores administradas conocida como el corralito mutual, donde si uno es empleado común y corriente y tiene de su sueldo el descuento médico, entonces no tiene libertad de cambiarse de mutualista por más mal que lo atiendan.

La explicación oficial es que los culpables son los pacientes que quieren hacerse unos mangos y las mutualistas menores por propiciar un sistema de competencia desleal donde se producían perdidas en las instituciones mutuales “ejemplares” por el robo de afiliados.

Era algo así, las instituciones menos atractivas (por el nivel de sus servicios) ofrecían dinero a los afiliados de otras mutualistas para que se cambien a la suya. Lo que en definitiva llevaba a que todas hicieran lo mismo y hubiese un pasamano de afiliados de una a otra y que derivara todo en un gasto fijo mensual para todas las mutualistas para mantener la calesita de gente rodando.

Redondeando, como se arregló… como es común acá, pagando justos por pecadores, en vez de perseguir y castigar en forma ejemplarizante a los que hacían esa forma de competencia ilegal con efectividad, se decidió que estaba prohibido cambiarse de mutualista por lo que se creó el primer sistema de salud del mundo privado con clientes cautivos; una verdadera obra de arte que debería figurar en los anales de la historia.

Para peor, algunas instituciones como el CASMU, llevan el sindicalismo y el corporativismo médico y no médico al extremo de funcionar como si fueran empleados públicos (a la Uruguaya), actuando como si el afiliado que paga cuotas, tickets y más, no fuera un cliente y se le estuviera haciendo un favor… otra consecuencia lógica del corralito.

A fin de año hubo un gran conflicto en el CASMU y la cosa se puso feísima, la atención que venía mal paso a ser desastrosa y yo que no soy víctima de ningún corralito, ni me beneficio de ningún FONASA, me fui con toda la familia a otra institución… afortunado me llamo. Hacemos un esfuerzo, pagamos un 20% más, pero ya no hay que esperar meses para que te vea un médico, ni horas para que te atiendan en un día por cualquier tema y creo que con el tiempo que ahora dedico al trabajo y que antes perdía por las consultas pediátricas que son muy frecuentes en esta etapa ya está todo desquitado y con creces.

Miren el siguiente artículo como un ejemplo de lo vivido en Noviembre; pero primero consideren este contexto, tengan en cuenta que el CASMU (la mayor mutualista del país) está en una situación límite, debe millones y millones por una pésima gestión de años, principalmente al BROU el banco estatal, tiene una asistencia horrible y cada vez con menos recursos (dicho esto por experiencia familiar) y una burocracia instalada digna de cualquier empresa pública Uruguaya.

21/Nov/2008

La asamblea general del Sindicato Médico solicitó ayer “apoyo económico inmediato para el Casmu, sin condicionamientos" además de que se le faciliten "las gestiones con su principal acreedor”, el Banco República. Los médicos podrían a ir a paro si no se concreta el préstamo puente y el fideicomiso antes del 27 de noviembre.

Esa es la forma en la que alguien que tiene poder y que ha hecho todo mal, negocia en nuestro país, recuerden que tienen la salud de miles de Uruguayos atrapados bajo su ala por el corralito; pura exigencia y amenaza. Además si profundizan, verán que piden flexibilidad y participación en la toma de decisiones al ministerio de salud pública cuando ellos son los primeros intransigentes en sus resoluciones… para mí fue surrealista realmente.

Bueno para terminar; la mejor reflexión que escuche durante estos tiempos de conflicto no vino de ningún informativo o programa político, fue el 21 de Noviembre y la hizo el personaje de humor acido, exagerado y punzante Darwin Desbocatti, en su columna de actualidad en Océano FM y así remataba el dialogo del día con Joel Rosenberg.

-         (DD) Yo lo que digo, es que aprovechemos a mirar al CASMU durante este fin de semana. ¿Porque?
Porque es una metáfora perfecta del país señor. Porque ahí está todo.

-        (JR) A ver…

-        (DD) La desorganización, la burocracia, la mezquindad, la locura colectiva, la añoranza de un pasado que justifica la existencia, el armatoste venido a menos, la corrosión del tiempo instalada en las paredes y los rincones, una cantidad enorme… de viejos.
Una interminable cantidad de viejos y eso es el Uruguay señores.
Y convido a todos a que miren la situación del CASMU como si fuera un espejo.
Yo ayer logre instalarme en esa metáfora perfecta del país y finalmente, cuando apareció la noticia del CASMU en el informativo… lloré.

-        (JR) ¿Lloró, lloró con la noticia del CASMU?

-        (DD) Lloré, lloré... porque eso es Uruguay.

-        (JR) Pero no sea ridículo.

-        (DD) Y creo que hoy estoy más liviano, ya está.
Ya asumí nuestra muerte caótica; somos espectros que reflejan una luz que ya se apagó hace muchísimo tiempo.

-        (JR) ¿Y entonces?

-        (DD) Y Como el dibujito animado que camina sobre el vacío mismo, nos daremos cuenta de que estamos muertos ni bien veamos caer al CASMU. Ahí, creo que no quedarán dudas de nuestra condición espectral.

      Hoy estamos en enero de 2009 y como imaginarán el CASMU, al igual que los grandes bancos del mundo y su crisis financiera, no cayó… es demasiado importante para el Uruguay… y yo humildemente me pregunto si realmente lo es y si no nos vendieron, como siempre, más de lo mismo.

2 comentarios:

Alejandra dijo...

Te felicito, muy bueno el post. A medida de que lo leía, me identificaba y eso que me atiendo en otra mutualista, en otra ciudad.
Hace unos cuantos años atrás, era de las que confiaba en los médicos de las mutualistas, hasta que un día, mi padre quedó internado en cti, porque los médicos los medicaron sin leer el historial, con consecuencias casi fatales y lo que más me indignó es que cuando comencé a preguntar los porqué, me miraron con cara de vaca loca y no me dijeron nada.
Bueno, que mas agregar??? nada. Lamentablemente deben haber experiencias peores.
Saludos

Acosta dijo...

Gracias Alejandra por comentar.

Yo creo que hay muchos médicos buenos, pero la forma corporativa en la que protegen a los que son malos, es lamentable.

Como puede ser que no te dijeran nada!!!

Un país sin ese corporativismo te hubiese permitido que le hicieras una buena demanda; es algo que no devuelve la salud perdida pero que los mantiene a raya y muy atentos.

Saludos