sábado, 31 de enero de 2009

La tierra como un pálido punto azul

Contestando la entrevista de Leo hice referencia a la contemplación de nuestra insignificancia universal y de casualidad (mirando un documental de cambio climático) me tope con unas reflexiones de Carl Sagan que quiero compartir y que van bastante bien con mi forma de ver las cosas.

Lo que ven en la siguiente imagen es la tierra vista desde el Voyager 1, en 1990 en el borde mismo de nuestro sistema solar, 12 años después de haber comenzado su viaje.



Sagan logro que se realizaran estas últimas tomas para formar el “retrato familiar” de nuestro sistema solar.

Más tarde en 1996, Sagan profundizo en su significado:

“Miren otra vez a ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En el todo al que has amado, todo al que has conocido, todo del que alguna vez hayas escuchado, cada humano siendo quien alguna vez fue, ha vivido su vida. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de confiables religiones, ideologías, y doctrinas económicas, todo cazador y recolector, todo héroe y cobarde, todo creador y destructor de civilización, todo rey y campesino, toda pareja joven enamorada, toda madre y padre, niño esperanzado, inventor y explorador, todo profesor de moral, todo político corrupto, toda “superestrella”, todo “líder supremo”, todo santo y pecador en la historia de nuestra especie ha vivido ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol.

La tierra es un muy pequeño escenario en la vasta arena cósmica. Piensen en los ríos de sangre derramada por aquellos generales y emperadores de forma tal que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse momentáneamente en amos de una fracción de un punto. Piensen en la infinidad de crueldades presenciadas por los habitantes de un rincón de este pixel realizadas sobre los casi indistinguibles habitantes de algún otro rincón, cuan frecuentes sus malos entendidos, cuan ansiosos están por matarse unos a otros, cuan fervientes sus odios.

Nuestras posturas, nuestra imaginaria auto importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el universo, son desafiadas por este punto de luz pálida. Nuestro planeta es una solitaria partícula en la gran oscuridad cósmica envolvente. En nuestra oscuridad, en toda esta vastedad, no hay indicio que la ayuda para salvarnos de nosotros mismos vaya a llegar de alguna otra parte.

La tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga la vida. No hay otro lugar, por lo menos en el futuro cercano, al que nuestra especie pueda emigrar. Visitar, si. Establecerse, todavía no. Nos guste o no, por el momento la tierra es donde nos quedamos.

Se ha dicho que la astronomía es una experiencia humilde y creadora de carácter. Tal vez no haya mejor demostración de lo tonto del orgullo humano que esta imagen distante de nuestro pequeño mundo. Para mí, la misma subraya nuestra responsabilidad para tratarnos en forma más amable con los demás, y de preservar y proteger al pálido punto azul, el único hogar que hemos conocido.”

3 comentarios:

Manolito dijo...

Realmente muy interesante Andres, nunca vi una foto de la tierra tomada desde tan lejos - que poca cosa somos en esa infinidad.
Me imagino conduciendo esa nave y que mi esposa me diga: "OOOH, volve cariño que no estoy segura si apague el gas."

En serio ahora, muy bueno y ademas siempre me gusto Carl Sagan.

Leo dijo...

¿a quiénes de los que leyeron a Sagan, no les ha hecho reflexionar hondamente en el tamaño y duración de nuestra existencia?
A mí me apasiona. ;-D Y la película es fantástica.

Acosta dijo...

Hola Manolito, Hola Leo.

La verdad que Sagan hace pensar.

Les dejo un enlace por si les interesa alguno de sus libros y no lo pueden conseguir en librerías.

Saludos

Libros de Sagan