miércoles, 24 de junio de 2009

El viaje y la llegada


Hola a todos, llegamos!!

El viaje transcurrió tal cual el itinerario y sin mayores complicaciones.

Gracias al entretenimiento que hay en el vuelo más largo y a los tránsitos que parecen shoppings de Santiago y Auckland, se hace un viaje muy potable para adultos y niños. Nosotros solo tuvimos que lidiar con los problemas típicos como algún mareo y vomito de los chiquitos y cosas así.

No nos topamos con la lluvia en ninguna escala por lo que el clima no afecto para nada, obviamente tuvimos las turbulencias de rigor en los tres aviones pero nos manejamos bien.

La gente fue muy amable en todo el vuelo y por supuesto que me comí todas las bromas de turno porque parecía el burro de carga de la familia; Gaby con todos los nenes adelante y yo atrás con la mochila, las camperas y tres bolsos, imagínense nomás.

En Melbourne nos encontramos con los 10 bolsos que despachamos en perfecto estado y me maneje para acomodarlos (junto a los bolsos de mano) y atarlos en dos carros de aeropuerto y así salimos sin problemas.

Al llegar nos recibieron afectuosamente mi prima Dani, su esposo Diego y mi tía Irene y arrancamos en la camioneta de Manuel (el esposo de mi prima Laura que la presto para el traslado) y en el auto grande de Dani y Diego en dos grupos para los suburbios.

Laura nos espero en casa para el desayuno y luego de trabajar llego Manuel y picoteamos alguna cosa mientras desarmamos los bolsos y entregábamos los regalitos que llevamos.

En la tarde hicimos nuestro primer paseo a una laguna a unas cuadras de distancia para que los chiquitos le dieran de comer a los patos, la pobre Sofía (la hija de Dani) ha sufrido un poco la patota de niños que le cayó pero se está reponiendo del shock inicial, imaginen, pasar de ser una de una a ser una de cuatro tiene que ser muy difícil de asimilar.



El sueño pegaba (y todavía pega) fuerte por el jet lag y en mi caso agravado por el pequeño detalle que no dormí durante todo el viaje (como de costumbre), pero igual logramos ingeniarnos (mucho mate mediante) para llegar a acostarnos a una hora potable y empezar el proceso de normalización.

El próximo post les comentamos sobre nuestras primeras impresiones de la ciudad y su gente.

13 comentarios:

eMe.Hå dijo...

ooooh ya están allá!!! que alegria que todo salió bien! Los estuve pensando... me alegro, me alegro de verdad y espero tus primeras impresiones.


Abrazos a toda la familia!

Ah, y cuidado con las arañas...

Alejandro Rinaldi dijo...

me alegro montones! queremos detalles de todo!

viste canguros ya?
comiste canguros ya?
te boxeo un canguro ya?

cuando tengas las tres te dan la ciudadania... ;)

maracuchaussie dijo...

perfecto...que bueno que todo haya salido como se lo esperaban...cuentame cuantas veces comistes en el avion???...

Saludos y muuuchos exitos!!!

Eliana dijo...

Qué bueno que ya están allá!,es muy emotivo recorrer junto a ustedes el proceso,estaré atenta a sus primeros posts australianos.
Abrazos

Roberto Clavell dijo...

Me alegro que ya hayan llegado bien. Veo que cambiaste el nombre del blog... de uy a au.... Ya te olvidaste del paisito? jajajaj

Alejandro dijo...

¡Muchas felicidades Acosta!

¡Éxitos en todo lo que emprendan!

Estaremos esperando los nuevos post con toda la información que puedan sobre Melbourne y Australia.

¡Saludos desde Guatemala!

Siwel Aragon dijo...

Felicitaciones!!!!

Me alegra mucho que hayan llegado a Melbourne, que Dios los acompañe y que consigas empleo lo mas pronto posible.

Por favor comentanos sobre tus impresiones de la gente, tanto las buenas como las malas.

Acosta dijo...

Macarena

Gracias por tenernos en mente y en un rato van las primeras líneas.

Jajajaj, vamos a tener cuidado, don’t worry.

Rinaldi

No vi, no comí y no me boxearon… ¿los patos y cisnes cuentan? ;)

Creo que para la ciudadanía tenes que cazar un cocodrilo con las manos también, pero no estoy seguro jejejeje

Eliana

Gracias por tu comentario y vamos a tratar de reflejar nuestras experiencias lo mejor posible para que todos de alguna forma vivan junto a nosotros esta aventura.

Roberto

No seas pavote, jejej… es solo un indicador geográfico nomás.

Alejandro

Gracias por los deseos, en un rato hay más… estoy un poco lento por el cambio de horario, sorry.

Siwel

Gracias por las felicitaciones, calculo que me pondré a buscar algo la semana que viene o la otra, no sé… por ahora estamos luchando todos con la adaptación al horario.

Por ahora malas no hemos tenido, solo un empleado con pocas ganas de trabajar en medicare, pero nada que pueda extrañar a un uruguayo, jejeje.

Acosta dijo...

Maracuchaussie

En los aviones la cosa fue así:

De Montevideo a Santiago comimos una merienda con sándwich caliente.

De Santiago a Auckland comimos una cena que se podía elegir entre ravioles o salmón, luego en la noche pasaron varias veces con galletas, bebidas y al final del viaje un desayuno con sándwich u omelette.

De Auckland a Melbourne comimos un desayuno medio surtido.

En resumen, comida te dan, a mi no me gusta mucho y a Gaby si, eso va en cada uno, pero no tuvimos que tocar las galletas que habíamos llevado por las dudas.

Además de la comida en el viaje hay que recordar que en el tiempo en tránsito se puede comer bien, así que si a alguien no le gusta lo del avión en la siguiente escala puede llenar la panza sin problemas.

Leo dijo...

bueno llegaron y les mandamos saludos, ahora a acomodarse y disfrutar de su nuevo país.
saludos acosta

Acosta dijo...

Gracias Leo!!!

Saludos para ustedes también y mucha suerte con lo suyo.

Daniel dijo...

Welcome to Australia mate! Muchos éxitos!

Acosta dijo...

Gracias, igualmente!!!!