viernes, 20 de febrero de 2009

Cuando se complica la calle


Al trabajar en el centro y volver caminando en la noche a casa, bastante bien vestido y con el notebook encima, uno desarrolla algunas estrategias para evitarse problemas en la calle.

Por ejemplo siempre llevo el notebook como portafolios y nunca colgado al hombro ya que una vez me abrieron el cierre y no me di cuenta, no ando con el reloj de pulsera y lo más importante llevo unas monedas encima.

Hay mucha gente en la vuelta y muy frecuentemente hay que dar alguna moneda.

Generalmente la gente en la calle uno la empieza a conocer porque cuadra tras cuadras las caras se repiten, es así que uno sabe por ejemplo que en Michelini y San José esta el hombre cantando a los gritos que pide 4 pesos (ni 1, ni 10… 4 pesos), un día le pregunté porque 4 y me dijo que era la base… que de ahí para arriba que le diera lo que quisiera, pero si tenía menos también le venía bien… jeje.

Con el tiempo uno va conociendo a todo el mundo y es como un ritual dejarle alguna moneda a alguno de los conocidos cada vez que nos cruzamos.

Hay excepciones, gente que está muy mal y hoy me volví a topar con uno de estos sujetos.

El encare siempre es el mismo, una frase tipo “no te pongas nervioso que no te voy a robar”, o sea, lo primero que dicen es algo como para que tu mente vuele y piense lo feo que podría estar siendo este encuentro; luego viene una historia sin pies ni cabeza y te piden la plata para el ómnibus, la leche, comida o algo que implique un importe que probablemente uno no lleve en el bolsillo, como siempre le di las monedas que tenía, 4 o 5 pesos y como siempre no fue suficiente y se empezó a molestar conmigo y a hablarme mal, ahí empiezan los nervios disimulados, mi historia es la de siempre... que ando a pie, que no llevo dinero, que es lo que tengo… y por suerte como hasta ahora, en un momento se dio vuelta enojado, insultándome y se fue.

Algunas cosas que creo que me sirven en estas situaciones:

- Nuca me doy vuelta para tratar de dejarlo hablando solo, siempre les sigo la charla y me muestro lo más sincero posible, cuando amagas a zafar se pueden poner más violentos o sentirse más fuertes

- Nunca abro la billetera para darles más dinero, las monedas que les di tienen que bastar

- Si se calientan sigo hablándoles firme pero excusándome en cada oración

- Si me quieren dar la mano como saludo o algún otro gesto, lo hago sin titubear y les hablo siempre con respeto y con la voz firme

- Nunca me han mostrado un arma, pero siempre me repito lo mismo… si aparece un arma, hay que entregar lo que pidan, la plata, reloj, teléfono, etc… nada de hacer tonterías que lo único que no se repone es la vida

Siento como que al post le falta un remate, pero no quiero hablar ni de la situación socio-económica, ni de la inseguridad, ni de la solidaridad, ni nada… solo quería contar esto que me pasa de vez en cuando y dar alguna pista de cómo encarar una situación complicada en la calle, así que se queda así… sin reflexión final.

martes, 17 de febrero de 2009

Jugando con Google Earth 5


Hoy instale la versión 5 de Google Earth y la verdad que este programa me fascina, siempre le encuentro algo nuevo y me encanta ver como este sistema crece a pasos agigantados.

Si vuelo con la imaginación (un poquito nomás), puedo ver sistemas virtuales que nos permitan conocer nuestro mundo (y otros mundos también) sin movernos de nuestra casa.

Para los que no lo conocen, se los recomiendo.


Tiene mucha información del océano con videos integrados que están muy buenos…


Se puede dar un paseo en avión con el simulador de vuelo…


El street view se ve como una serie de esferas donde uno “entra” y visualiza la escena…




La imagen pequeña permite elegir que parte de la foto uno quiere ver en forma muy cómoda…


Pueden ir al cielo y aprender de estrellas, constelaciones y el sistema solar, tiene muy buenas fotos (también les recomiendo el WorldWide Telescope de Microsoft para los interesados en el tema)…


Y finalmente si la Tierra no es suficiente para ustedes, pueden darse una vuelta por Marte…

martes, 10 de febrero de 2009

Thinking outside the box


Esta es una expresión muy común en el mundo anglo parlante y hace referencia a pensar en forma diferente, en forma no convencional o con una nueva perspectiva.

En español hay algunas expresiones similares como “pensamiento lateral”.

En el juego de los nueve puntos tenemos un ejemplo de lo que significa este pensamiento lateral.

“The box” en este caso es el cuadrado que forman los puntos y generalmente el mayor problema para lograr el objetivo final es la restricción que nos auto-imponemos de no salir de la figura que representan.

Para resolver este problema es necesario salir del cuadrado e ignorar esa restricción inexistente.

Cuando tengan un problema difícil de resolver recuerden el mensaje de este juego y piensen si las restricciones que se les presentan son reales o auto-impuestas.

sábado, 7 de febrero de 2009

Un problema: nueve puntos

Haga nueve puntos como ve en la figura.

Su misión si decide aceptarla es:
Conecte los puntos dibujando cuatro líneas rectas continuas sin levantar el lápiz del papel.

La solución.

Attwood

Estamos leyendo el libro “The Complete guide to Asperger's syndrome" de Tony Attwood, por lo que vemos es una buena referencia sobre este tema.

Cuando terminemos haremos nuestros comentarios, por el momento les dejamos este link que tiene unas cuantas citas de Attwood por si a alguien más le interesa su enfoque y quiere profundizar.

(PD. Sitio oficial de Attwood)

miércoles, 4 de febrero de 2009

negociemos Don Inodoro


Alguna de estas frases de Don Inodoro te tiene que hacer reír y alguna te tiene que dejar pensando.

Gracias Fontanarrosa.





Los actores: Mendieta, Inodoro y Eulogia



- soy Pereyra por mi mama, e Inodoro por mi tata, que era sanitario

- Dígame don Inodoro ¿usté está con la Eulogia por alguna promesa?
- Mendieta, uno se deslumbra con la mujer linda, se asombra con la inteligente... y se queda con la que le da pelota.

- Vago no, quizá algo tímido para el esjuerzo.

- Estoy comprometido con mi tierra, casado con sus problemas y divorciao de sus riquezas.

- ¿Y usted cómo se gana la vida?
- ¿Ganar? ¡Di casualidá le voy sacando un empate!

- ¿Por qué esta agresión gratuita?
- Y... ¡si quiere se la cobro!

- Don Inodoro, sabe usté que el pingüino es compañero de una sola pingüina de por vida.
- ¿Y por qué cree que le dicen Pájaro Bobo?

- Con la verdá no ofendo ni temo. Con la mentira zafo y sobrevivo, Mendieta.

- La historia lo juzgará. Pero tiene el mejor de los abogados: el olvido.

- Eso de "...hasta que la muerte los separe..." es una incitación al asesinato.



- Acepto que la Eulogia es julera, pero es de las que demuestran la beyeza por el absurdo.

- Usté no está gorda, Eulogia. Es un bastión contra la anorexia apátrida.

- ¿Puede una persona disaparecer di a pedazos?
- Porque a la Eulogia le disapareció la cintura.

- Pereyra, míreme a la cara.
- ¿Por qué este castigo, Eulogia? ¿Por qué tanta crueldá?



- La Eulogia es una santa. No como mi cuñada que sufre el Síndrome de la Abeja Reina. Se cree una reina y es un bicho.

- A veces la picardía crioya es sólo desesperación, Mendieta.



- Ahura hay fertilización asistida. Y si no, vea el caso de la señora del viejo Aredes. Quedó embarazada.... En el pueblo se comenta que al viejo lo "asistieron".

- ¡Mire esta vaca, Serafín! Musa inspiradora de miles de composiciones escolares... ¡Y ahora es acusada de traficante de colesterol por el naturismo apátrida! Nos da su leche, su carne, su cuero. ¡Lo quiero ver a usté haciéndose una campera de zapayitos!

- La muerte nivela a güenos y malos, don Inodoro.
- Lo malo es que nivela pa'bajo.

- No tenemos que copiar las cosas malas de ajuera, Lloriqueo. ¡Nosotros tenemos que crear nuestras propias cosas malas !

- Yo no quiero ser irrespetuoso, Eulogia, pero lo que ha hecho Tata Dios con usté es abuso de autoridá.

- Buenos días ¿Usted es Inodoro pereyra?
- De cuerpo presente.
- Me han dicho que es el último gaucho.
- ¡Ahijuna con la lobuna! ¡No sabía que era carrera mi amigo! ¿Y quien salió primero?

- ¿No andará mal de la vista, don Inodoro?
- Puede ser, hace como tres meses que no veo un peso.

- Estuvo divertido el pesebre viviente este año, Mendieta.
- Bien la vaca. Algo sobreactuado el burro.

- Soy crítico meteorológico, señor. La tormenta de anoche. Floja iluminación de los relámpagos, yuvia repetida, escenografía pobre y pésimo sonido de los truenos, en otro fiasco de esta puesta en escena de Tata Dios.



- No me diga que va a barrer, Pereyra! La ultima tarea domestica que ¡hizo jue doblar una serviyeta!

- Digo yo, Mendieta... Pa conseguir la famosa leche cultivada... ¿Habrá que sembrar la vaca?
- ¿Y el caldo de cultivo, don Inodoro?
- ¡Las veces que tiré sopa en el surco y no brotó ni un fidéu dedalito!

- Buenas tardes don Inodoro, ¿cómo está?
- Mal, pero acostumbráu.

- Hay una muchacha en la ciudad que circula diciendo que usted es el padre de sus gemelos...
- Eso es una exageración... De uno de ellos, quizá, pero no de ambos...





- La Eulogia es, lejos, la mejor prienda que conocí en mi vida. Bien lejos... 20, 30 kilómetros. De cerca es así, jodida...

- Una cosa es la sinceridad amistosa, y otra cosa es la crueldad inecesaria.

- El rancho no es grande, pero tampoco limpio.

- Estar solo no es nada, lo malo es darse cuenta.



- Dios, dame paciencia... ¡pero ya!

- Endijpué de tantos años, si tengo que elegir otra vez, la elijo a la Eulogia con los ojos cerrados. Porque si los abro elijo a otra.