miércoles, 30 de diciembre de 2009

Navidades entreveradas

Pasó nuestra primera Navidad Australiana como un suspiro y a los trotes.

El 24 en noche buena Rosario sufrió un accidente y tuvimos que salir para emergencias en la ambulancia por lo que pasamos del 24 al 25 en el hospital.

Por suerte está mejorando la cosa y esperemos que en poco tiempo ya esté al 100%, lo bueno es que no fue tan grave como podría haber sido y que los servicios médicos funcionaron a la perfección.

Fue nuestra primera ida al hospital y quedamos absolutamente satisfechos.

También vimos el valor de tener contratada la ambulancia porque la factura podría haber sido el equivalente a 3 o 4 años de cobertura anual de ambulancia para toda la familia. El hospital fue totalmente “gratuito”, entre comillas porqué ya está incluido en nuestros impuestos, por supuesto, pero después de ver lo que uno recibe en servicios médicos de primera mano voy a pagar con más gusto que nunca cada vez que tenga el descuento en el recibo de sueldo.

En fin, les deseamos a todos unas muy felices fiestas (con un poco de atraso) y todas esas cosas que se dicen en estos tiempos “salud y pesetas”, “que la fuerza los acompañe”, “larga vida y prosperidad” y “hasta la vista baby”. =)

jueves, 17 de diciembre de 2009

Para comparar zonas en Australia

Esto me lo pasaron ayer en el trabajo y la verdad me pareció sensacional para la gente que está buscando donde vivir en Australia.

En este sitio http://www.suburbantrends.com.au/ pueden comparar diferentes zonas según la información estadística recabada en los últimos censos.

Los indicadores en el combo para categorizar vienen dados por estos datos:

Index of Relative Socio-economic Advantage and Disadvantage: a continuum of advantage (high values) to disadvantage (low values) which is derived from Census variables related to both advantage and disadvantage, like household with low income and people with a tertiary education

Index of Economic Resources: focuses on Census variables like the income, housing expenditure and assets of households

Index of Education and Occupation: includes Census variables relating to the educational and occupational characteristics of communities, like the proportion of people with a higher qualification or those employed in a skilled occupation.

Si quieren más información sobre estos índices pueden ir a estos sitios:

http://finder.geocommons.com/overlays/2156

http://www.abs.gov.au/AUSSTATS/abs@.nsf/DetailsPage/2033.0.55.0012006?OpenDocument

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Precios II

Bueno, tenemos dos blogueros amigos que van cargar datos en la planilla junto con nosotros.

Si alguien más (aunque esté en otra cuidad) quiere aportar será también bienvenido.

Gracias a:

Argentina - Australia: Pasado y Presente

Buscando un mejor futuro en Au

Por prenderse a esta idea y esperemos que estos datos sean de utilidad para todos los que tienen el proyecto de emigrar a Australia.

En el blog va a quedar el siguiente link permanente para que puedan acceder fácilmente a los datos.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Precios y costo de vida


Varias veces nos han preguntado sobre el costo de vida y la recomendación de dinero para traer para los primeros meses.

Es muy difícil de contestar ese tipo de preguntas porque como bien dicen “cada familia es un mundo”.

Cada emigrante debe ajustar su presupuesto en función de su caso particular, si viene solo, en pareja o con chicos y en función de la forma en la que le gusta vivir o en la que siente que vive en un nivel adecuado a sus necesidades.

Para armar esa canasta hay varios recursos, por ejemplo en el sitio Live in Victoria pueden encontrar precios medios basados en una reporte sobre el costo de vida de Setiembre de 2007 de Mercer, no se asusten por lo viejos de los datos porque los precios no variaron en forma abrumadora en 2 años ya que el nivel de inflación fue de 3 o 4 por ciento por lo que los valores son todavía confiables.

Nosotros creamos para ustedes nuestra propia lista y usamos como base los ítems de este informe de Live in Victoria y les colocamos adicionalmente el precio que pagamos nosotros para que tengan como referencia y notarán que los precios nuestros son muy inferiores a la media ya que vivimos relativamente lejos de la cuidad y los costos aumentan gradualmente al acercarse a ella.

En otras palabras verán los precios de la media y los precios al vivir a 35 km del centro. Si quieren vivir más cerca y no tener que hacer viajes de una hora en tren para ir a trabajar entonces van a tener que pagar un poco más para llegar a fin de mes, es bien sencillo.



Nuestra sugerencia es que usen esta lista (o cualquiera que encuentren en internet de los supermercados en Melbourne y para esto les recomiendo estas páginas Buscando un mejor futuro en Au y Argentina - Australia: Pasado y Presente) y la comparen con sus compras locales y armen un paquete a su medida, luego la multiplican por los meses de cobertura que piensen traer y listo, ya saben cuánto tienen que ahorrar.

En nuestra opinión 3 a 6 meses de cobertura para personas solas o en pareja y de 6 a 12 meses para las personas con chicos como mínimo sería lo ideal para estar preparados para enfrentar el período de incertidumbre que se crea hasta encontrar trabajo.

NOTA IMPORTANTE: Los datos anteriores en meses son solo nuestra opinión y no asumimos ninguna responsabilidad por esta estimación, si pueden traer para vivir 2 años hasta que tengan derecho a cobrar seguro de desempleo mejor, pero sabemos bien que es difícil juntar tanta plata y la gente suele venir más justa que holgada en lo que respecta al dinero.

PD. Tengan paciencia que vamos a ir completando la planilla de a poco

.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Sobre la pobreza


Hoy repasando algunas cosas que he escrito me encontré con este post que nunca vio la luz en el blog. El mismo lo redacté antes del viaje a Australia y cuando no había vivido en otra sociedad diferente a la uruguaya. Por favor tómenlo como tal; no lo lean como escrito por un emigrante que se queja de la sociedad donde ya no vive, sino como de una persona desconforme con algunos aspectos de la sociedad en la que todavía vive.

Hoy lo leo “de afuera” y no sé si sería capaz de escribir de la misma forma sobre este tema.

La pobreza – junio de 2009

Estoy viviendo otra vez en mi viejo barrio antes de la partida y hace tiempo que no pasaba por la usina número 5, un vertedero de basura dentro de la cuidad que está muy cerca de la casa en la que crecí.

Sigue siendo horrible el paisaje frente a esta usina, una verdadera cuidad de ranchitos con decenas de gurises creciendo en la más extrema pobreza.

No me comparo con el resto de Latinoamérica como le gusta hacer a nuestros políticos que enseguida sacan a relucir nuestros “hermosos” números de pobreza e indigencia comparados con la región, si yo pensara de la misma forma mediocre les diría que me comparen con Toronto o Helsinki, a ver qué me dicen.

Tampoco busco a los culpables de “afuera” como es de rigor por estos lares, que si lo yankees, que si lo rusos, que la colonia y el saqueo, que Europa toda negreándonos desde siempre, yo que sé, por lo que he leído por esos lados han pasado tiempos difíciles también, para empezar se auto destruyeron 2 veces durante el siglo pasado, muchos de nuestros antepasados llegaron escapando de situaciones horribles y hoy, hoy están a la cabeza del mundo otra vez, ¿serán ellos o seremos nosotros?

Es difícil mirar al espejo y decir, nosotros los latinoamericanos nos matamos entre nosotros, nos pisamos entre nosotros, nos esclavizamos entre nosotros y lo hemos hecho sistemáticamente desde hace décadas, ¿Por qué nuestro destino debería ser otro que el que tenemos ahora? ¿Por qué deberíamos estar mejor?

Pienso que mirar para el costado para buscar a alguien peor o a alguien culpable son pésimas excusas para la falta de ideas, la falta de vergüenza, la falta de respeto a los semejantes, la falta de deseo y de ganas para crear en Uruguay y en el resto de Latinoamérica sociedades donde no se vapuleen los derechos humanos en general y especialmente los derechos de los niños.

Tengo que confesar que me da vergüenza ver gente viviendo así, es terrible, siempre me pregunto cómo puede ser posible que no encontremos la forma para sacar a estas personas de esa situación, ¿habrá alguien entre los que buscan el poder que realmente quiera cambiar algo?, lamento intuir en la mayoría de estos personajes el objetivo de perpetuar ciertas realidades para perpetuarse ellos mismos en posiciones de poder, por la ambición del poder en sí mismo y no por la contribución que pueden hacer a su pueblo.

Cuanto talento desperdiciado, inventos e innovaciones que no vamos a disfrutar porque los que estaban destinados a crearlos no saben sumar, multiplicar o medir, libros de escritores, filósofos y poetas que no vamos a leer porque el autor no sabe escribir, en definitiva de todo lo que nos perdemos los humanos por culpa de la pobreza.

Me niego a creer que una persona nace con el único objetivo en la vida de subsistir día a día sin estar capacitada ella o sus descendentes para realizar ningún aporte significativo a la humanidad en su conjunto.

Y acá estoy yo, haciendo algo que detesto, señalando el problema sin poner arriba de la mesa algún esbozo de solución, ¡como me gustaría saber que hacer!

Tal vez alguien que se de más maña que yo, lea estas líneas y se le ocurra como salir del pozo.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Sacando la basura

Este es un tema trivial pero hace la vida nuestra de todos los días y es bien diferente al sistema en Uruguay.



Como ven en la foto anterior tenemos tres tachos de basura:

Azul: Reciclables
Marrón: Jardín
Verde: Basura común

El verde se saca un día a la semana y los otros se sacan una vez cada quince días en forma alternada.

En el tacho marrón se ponen las hojas de los árboles barridas, el pasto cortado y las ramas de las podas, o sea, todo lo que haya para tirar después de hacer el jardín o el fondo, nada de hacer una montañita y ponerse a quemar hojas y ramitas que los vecinos lo mandan preso enseguida.

Para facilitar el reciclaje conviene tener en la casa dos tachos para ir separando desde el primer minuto.

No todo lo que tiene el triangulito de reciclable puede ir al tacho azul, hay una lista que está detallada en la tapa del tacho, pero básicamente es: cartón, papel de diario, revistas y folletos, latas, vidrio y plástico de determinados tipos como los de las botellas de leche o yogurt.

Los tachos se ponen sobre la vereda en la tarde y durante la noche o a la mañana siguiente son retirados por los camiones que cada tanto los limpian también.





La limpieza de la calle se completa con una maquina barredora que pasa cada tanto y deja todo pipi cucú.

Por último, hay fechas puntuales en las que un camión de la municipalidad pasa y se lleva de la vereda objetos grandes que son basura, como por ejemplo: muebles viejos, electrodomésticos en desuso, vidrios grandes y cosas así que se juntan en el galpón.

Si las cosas están en buen estado se venden en ebay por chirolas (solo para que alguien se lo lleve) o se donan al SALVOS para que la gente las pueda comprar y el dinero va para la beneficencia.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

La televisión y los niños


Siempre hemos prestado mucha atención al contenido de los programas que miran nuestros hijos en la tele y además muy especialmente a la propaganda de los canales cuando ellos están mirando.

Lamentablemente en Uruguay con los programas de la televisión de aire teníamos que estar nosotros atrás preocupándonos por cada reclame o flash informativo que se pudiese ver.

Era muy común estar viendo un programa para niños y que en el reclame el canal pusiera una propaganda de CSI y te pasaran al muerto en la morgue abierto de par en par, o peor aún, podía venir un flash informativo con el muerto más fresquito y todo rodeado de sangre.

Acá en Australia también están los reclames de CSI y hemos descubierto para nuestra sorpresa que se pueden hacer los mismos sin mostrar nunca al fiambre, ¡cosa de locos!, jejeje.

Otra cosa clásica que pasa en Uruguay es que los controles sobre los contenidos de los programas emitidos en horario de protección al menor son inexistentes a nuestro entender.

Por ejemplo, tenemos los programas de Tinelli, que pueden ser muy entretenidos para los adultos pero para los niños los consideramos totalmente inconvenientes.

En estos programas se utiliza lenguaje inadecuado para niños o apuestan a lo sexual para ganar en raiting, cosa que me parece muy válida si se hace dentro de un horario adecuado donde los adultos libremente pueden decidir verlo o no, el grandísimo problema es al otro día, ya que se puede ver a media tarde en todos los programas de chimentos todo lo que se pasó en la noche en horario de protección, entonces yo me pregunto, ¿dónde está el control para proteger a los pequeños que pueden estar mirando?

En Uruguay resolvíamos la situación de dos formas, poniendo DVDs o contratando cable y poniendo algunos de los canales que nos parecían apropiados como “Discovery Kids” o “NatGeo y Yo”.

Acá la cosa con la televisión de aire es más sencilla y segura, antes de cada programa hay información detallada del programa que se va a emitir y se le asigna una etiqueta para indicar si es para todo público, solo adultos, niños con guía de un adulto, etc.

Lo mismo se ve para los espectáculos públicos o cualquier medio de entretenimiento como los DVDs, el cine o los juegos para pc, wii, xbox, ps, etc.

Los reclames dentro de los horarios de protección a los menores son muy cuidadosos y respetan las reglas, así que estamos muy conformes con los contenidos y los cuidados que se tienen en la emisión de los programas en la televisión de aire y no tenemos en mente poner cable todavía.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Camino al trabajo

Este es el camino que voy a estar haciendo durante unas cuantas semanas al trabajo gracias al proyecto al que me asignaron.

Primero llego a la estación del tren Southern Cross.



Luego camino por el puente de la salida norte hacia el Etihad Stadium.





El estadio está muy moderno y tiene un techo que se cierra totalmente para cuando el clima no acompaña.



Bajo por la escalera a ese edificio que ven enfrente que es donde trabajo, la zona se conoce como Docklands.





Ese este es un Porsche que estaba estacionado en la puerta, ¿se imaginan este bote parado solito en 18 de Julio cuánto puede durar? jejeje.



Bueno ya dentro del edificio, este es mi escritorio.



Y una vista de la ventana, estoy lejos pero no me quejo, ya van a ver porqué.



Esta es la zona de la cocina, a la izquierda ven la puerta de la enfermería, las cajas que están en la mesada tienen golosinas para caridad, hay un sobre de papel en cada caja, uno toma la golosina y deja el importe en el sobre y una vez por semana reponen la mercadería y se llevan la plata.

Todo lo que ven en la mesada de la pileta es gratis, la cafetera, el chocolate, las galletas, etc.



Ahí ven a un compañero de trabajo leyendo el diario, hay varias copias de todos los periódicos grandes para que todos las usemos.



Un par de días a la semana traen cajas de frutas gratis para que comamos algo sano a la fuerza, jejeje.

Lo que ven al fondo es la tele donde está el Wii y el PS.



Y por último en este pequeño video van a ver porque tengo el lugar más envidiado de todo el piso...

video

La única vista a la televisión es toda mía, jejeje.

Simulacro de incendio

¿Recuerdan este post?

Les cuento como es la cosa por estos lares. Estoy trabajando en un edificio de 10 pisos, en el piso 10.

Todos los martes en la tarde se hacen pruebas de las alarmas para controlar que todos los dispositivos están funcionando en forma correcta.

Hay planos de todas las salidas de emergencia y de los extintores disponibles por todo el piso.

Los cubículos donde trabajan los warden (los que están a cargo de coordinar las evacuaciones) están claramente señalizados así como también los cubículos donde está el personal entrenado en primeros auxilios.

También hay dos encargados en el piso a los que se les puede reportar cualquier situación que pueda conllevar un peligro, por ejemplo, un cristal con el que la gente se choca, una gotera cerca de un equipo eléctrico, un microondas que calienta mucho, la gente que se olvida del café o el te hirviendo y lo deja en la mesada de la cocina, en fin, todo lo que se te ocurra que puede en alguna medida causar un accidente por más tonto que te parezca.

Por último y lo más importante, ya participe en mi primer simulacro de evacuación y la verdad que quede absolutamente conforme.

Los warden plenamente identificados con chalecos y gorras rojas indicándonos que hacer, los empleados entrenados en primeros auxilios con todo el equipamiento y sus chalecos, salidas claramente señalizadas y una coordinación total, para donde hay que caminar, a quien hay que dejar pasar y todo controlando los tiempos y anotando los posibles problemas que surgen al vaciar un piso con decenas de personas en unos pocos minutos.

Luego cuando todos los grupos llegamos al punto de reunión en un parque cercano nos dieron el resultado de la evaluación a modo de feedback y nos pidieron regresar en forma ordenada a nuestros puestos.

Me da mucha tranquilidad trabajar en un lugar así y de paso cañazo nos tomamos unos minutos de break y disfrutamos un poco de la plaza y el solcito que estaban espectaculares.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Una ficción desde el otro lado


Edward Dean, nació en Australia, es nieto de emigrantes ingleses por parte de madre y por parte de su padre el apellido Dean se entierra en lo más profundo de la corta historia Australiana, al punto tal que no se sabe si el primero vino como recluso o como guardia del ejercito.

Se crió con mano dura en los 70 y asistió a un rígido colegio de las afueras de Dandenong.

Su casa de madera de la infancia, estaba en el número 75 de la calle McCrae y hoy en día forma parte del predio de una pequeña zona comercial.

En aquellos años la cuidad no es lo que es hoy, en la tarde temprano ya no había comercios ni tiendas y en la noche si había que salir era imprescindible una linterna o un farol por lo oscura que era la zona y en la city no existían ese montón de edificios que la hacen visible a kilómetros de distancia.

La iglesia de los domingos era obligatoria y la casa (que incluía la crianza de 5 niños) la llevaba su madre esencialmente, ya que su padre se ausentaba por largos periodos para trabajar en la mina y solo venía por temporadas cortas para descansar y disciplinar a los niños cuando excedían sus acotados límites de conducta.

Fue así que en sus jóvenes años aprendió todo sobre el respeto y la obediencia y como es que la letra con sangre entra, algo muy distinto a las técnicas modernas que hoy se utilizan en los colegios de toda la cuidad.

Compartió el salón de clase con algunos inmigrantes, 2 o 3, nada importante. Nunca tuvo una relación de amistad con ninguno pero el saludo de cortesía y alguna charla casual nunca faltaron.

Se casó con su novia del liceo y hoy tiene dos hijos (que llegaron un poco tarde) en edad escolar.

Luego del liceo (que terminó como pudo) su vida transcurrió sin tropiezos en trabajos duros pero muy dignos, como muchos de los australianos, viviendo bien pero viviendo al día y sorteando con algún tropiezo las crisis que le tocó afrontar al país.

Su curriculm muestra varios trabajos en fabricas y depósitos pero con el paso del tiempo cada día se sentía un poco más incomodo con estos empleos en los que cada vez más inmigrantes entraban a competir por los trabajos con los locales, gente que empezó a llegar primero de Europa, después de Asía y hasta de lugares tan remotos como Sudamérica, fue acaparando la mayoría de los puestos en las nominas.

¿Dónde estaban los australianos? ¿Porque se estaban quedando con todos los nuevos puestos las personas de otros países? ¿Los inmigrantes se están quedando con todo? ¿Qué pasará con mi país?

Esas preguntas y el sentimiento de cambio incontrolable e inexplicable lo fueron formando.

No entendía de necesidades de mano de obra, de necesidades demográficas ni de seguridad social para el futuro; solamente veía que su mundo se estaba moviendo.

Después de ahorrar un tiempo, pagó las clases y después de dar 2 veces el examen final, saco la libreta profesional para vehículos pesados.

Ahora maneja un ómnibus metropolitano en la línea de Cranbourne, un trabajo como cualquier otro pensarán ustedes, pero consideren que en el caso de Edward, le da la oportunidad de trabajar muchas horas en solitario, que es como se siente más cómodo.

No disfruta de los descansos, la mayoría de sus compañeros siguen siendo inmigrantes y las preguntas le siguen rebotando en la cabeza generándole al mismo tiempo algunos sentimientos de vergüenza y culpa.

Inmigrantes en el trabajo, inmigrantes en los empleos públicos, inmigrantes en todos los negocios de los shoppings, inmigrantes en todos los medios de transportes, hablando todos en sus idiomas haciéndolo sentir un poco extranjero en su propia tierra, casi todos los días.

Con estas ideas trabajando en su cabeza a diario, no es de extrañar que los sentimientos de recelo y desconfianza afloraran frente a la llegada permanente y en aumento de tanta inmigración al país.

Todo se amontona y atormenta su mente, solo en casa con su esposa o sus amigos más cercanos se abre un poco ya que hoy cualquier comentario de disconformidad con la política emigratoria o sus resultados es inmediatamente interpretado como racismo, liso y llano.

Tengan presente que acá no se puede decir ni hacer absolutamente nada que no sea polite, ni siquiera se puede hacer un sketch en tv donde un blanco se pinte la cara de negro (un lubolo, para los uruguayos) sin que se arme un escándalo nacional y sea tapa de todos los diarios.

Sus hijos no saben cómo piensa ya que en la escuela el 80 por ciento de los compañeros son extranjeros o hijos de extranjeros y sus propios niños han sido criados en un ambiente de tolerancia multicultural totalmente distinto al que él vivió y no podrían entender, ni admitir sus dudas y preocupaciones respecto a la inmigración. Para ellos es algo que sencillamente está ahí desde siempre y nunca se van a imaginar una sociedad sin la multiculturalidad de Australia.

Eddy siente día tras día como los extranjeros le están cambiando todo con sus costumbres, idiomas y vestimenta y lo soporta como puede.

No le gustan los guetos que se han formado, suburbios enteros que parecen otro país, donde se habla otro idioma y donde uno no puede ni comprar comida porque todos los letreros están escritos con signos ininteligibles.

No mal interpreten a Eddy, lo que le pasa es muy simple, él tiene miedo, mucho miedo e inseguridad. Esa es la base de todas sus tribulaciones.

Y Eddy no encuentra salida consciente, así que un acto fallido le da la única válvula de escape para liberar la tensión.

Cuando sube al ómnibus alguien que es notoriamente un inmigrante, mantiene siempre su agradable tono de voz, saluda cordialmente como a todos los pasajeros, pero antes de que la persona llegue a su asiento acelerara rápidamente (en forma inconsciente) para hacerlo trastabillar.

¿A cuántos habrá tirado? ¿Cuántos lo habrán denunciado? ¿Cuánto faltara para que pierda su trabajo?

En fin, las preguntas no importan ya que la “terapia” lo mantiene controlado y aceptando esta sociedad en la que vive, que se movió más rápido de lo que su mente pudo asimilar.