martes, 27 de abril de 2010

Beremís Samir en Jaureguiberry


Con estos dos últimos posts sobre acertijos y problemas se me activaron algunos lindos recuerdos. El más fuerte es sin duda cuando escuche por primera vez del "Hombre que calculaba".

Yo tendría entre 10 y 12 años y me estaba quedando unas semanitas con mi padrino y mis primos en ese hermoso balneario uruguayo con nombre de Gummi-Balla, Jarureguiberry.

Esos días que pasaba con ellos solíamos ir a pescar un poco mar adentro cerca de la desembocadura del arroyo Solís grande en forma diaria, nunca fui un fanático como ellos de la pesca, pero reconozco que integrarme a esta rutina diaria por un tiempito me encantaba.

En fin, cuando uno está en el bote esperando horas por el pique, además de marearse, puede compartir cuentos historias y plantear acertijos y adivinanzas para hacer que el tiempo pase en forma más amena.


Foto de Jaure

Fue ahí que mi tío y padrino nos contó sobre Beremís Samir, alias “el hombre que calculaba”, de como con su ingenio resolvía los problemas más complejos con una facilidad increíble y nos planteo algunos de los problemas que recordaba agregando la ambientación del relato original lo que los hacía fascinantes, con todo esto nos tuvo algunas horas pensando la solución mientras pasábamos el mate y comíamos los refuerzos de dulce de leche esperando por los peces.

De todos aquellos problemas el que siempre recuerdo es este:

Un mercader tenía una piedra que pesaba 40 “artales”. Cierta vez esa piedra se cayó y se partió en cuatro pedazos, causando gran contrariedad al mercader. Un calculista, que se hallaba presente, pasó los cuatro pedazos y dijo al mercader: “Es una división conveniente. Con esos cuatro pedazos podrás hacer cualquier pesaje desde 1 hasta 40.”

Se pregunta: ¿Cuánto pesaban los 4 fragmentos de piedra?


En verdad no existió este hombre tan hábil con los números y es un invento del brasileño Julio César de Mello e Souza usando el seudónimo Malba Tahan, el libro por primeara vez se publicó en 1949 y su objetivo era el de difundir la matemática en forma masiva disfrazando la solución de curiosas problemas con historias que parecen extraídas de las mil y una noches mezclados con tradiciones musulmanas.

El libro es recomendable y debe ser tomado como una fantasía, tengan en cuenta el contexto y la época en que fue escrito para no sentirse tocados por alguna apreciación.

Aquí está para el que lo quiera leer...

http://www.librosmaravillosos.com/hombrecalculaba/capitulo01.html

PD. La solución al problema está en el capítulo 32.

9 comentarios:

Manolito dijo...

Ni hablar de cuantos artales (?!?!) pesan los pedacitos de piedra (ni siquiera se que son los artales), solo queria opinar sobre el titulo de este post que se parece a un "traba luengas", no hago mas que repetirlo y hasta ahora, despues de mas de una docena y media de intentos, todavia no lo pude decir rapido y completo ni una sola vez - como puede alguno leer un libro con ese nombre y vivir en un lugar que parece mas de vascos que de uruguayos - muy inteligente tu padrino/tio que los metia a todos en un bote, en el medio del lago y despues sacaba el librito magico, seguro que no se le podrian fugar a ningun lado asi que todo el mundo a leer y usar esa bocha que tienen entre las orejas; y bueno, ahora se de donde saliste un nerd.

Marcos Crispino dijo...

Dejame que lo pienso un poco y te contesto...

El otro día me acordaba de una historia que cuenta el libro, que Beremis Samir tenía que contar el número de camellos que había en cierto lugar, los cuenta, da el resultado correcto, y cuando le preguntan como hizo dice algo así como:

- Muy fácil, conté las patas y orejas, le sumé uno, y dividí entre 6. Eso me da el número de camellos.

A lo que le contestan que ta, si la quiere complicar que cuente patas y orejas, pero que no entienden por que les sumó uno.

La respuesta era que había un camello que le faltaba una oreja, y ahí le sugiere al rey que iba a regalar los camellos a no se quien que no regale ese, porque además restando uno el número que se obtiene tiene no se que propiedades, etc.

Excelente el libro. Lo leí en mi adolecencia y me encantó. Lo volví a leer varios años después, y también me encantó. Capaz que es momento de leerlo de nuevo :)

Marcos Crispino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Acosta dijo...

Dale Manolito, léelo que te va a gustar, no te resistas, jejejej

Acosta dijo...

¡Tas cerca Marcos!

Marcos Crispino dijo...

Iba a poner {21, 10, 6, 3}, pero no puedo armar el 39... La única forma es teniendo un 1.

Probé con {21, 11, 7, 1}, pero también había alguno que no se podía. Tiene que andar cerca.

Marcos Crispino dijo...

{3^3, 3^2, 3^1, 3^0}

Gracias a Roberto por el tip...

Número interesante el 3.

Había otro problema que eran los cuatro cuatros: con cuatro cuatros, formar los números del 1 en adelante... Ejemplo: 1 = (4 + 4) / (4 + 4)

Acosta dijo...

Exacto, ahora podes mirar el capitulo 32 que tiene todos los detalles.

El de los cuatro cuatros también está muy bueno.

Hay otro en la que tienen que repartir una herencia de 35 camellos según un criterio y les hace unos malabares, los deja conformes y les afana un camello, jejejjeej.

Saludos

Leo dijo...

manolo la rompio, a donde te ibas a ir si estabas en un lago en un bote, jejjajajajaja, te aprendias el rey pastor de memoria si era necesario, jajaj muy bueno manolo