viernes, 2 de abril de 2010

Un cumpleaños a la australiana


Hace unos días fuimos invitados como familia a nuestro primer cumpleaños 100% australiano (en cuanto a la composición de los presentes) en casa de unas nuevas amistades que estamos elaborando.

La fiesta tiene algunas diferencias con la reunión típica uruguaya y les contamos por si les interesa como nos fue.

Primero, era un té/café con tortas desde las 2 de la tarde hasta las 4 aproximadamente, nada de cenas o almuerzos.

Nosotros fuimos con nuestro regalito, pero cuando llegamos vimos que todo el mundo además del regalito llevaba algo para beber o comer, vino, bocaditos dulces y salados, bandejas de fruta, etc.

Ahí fallamos, si bien en nuestras reuniones la gente que hace más tiempo que está en Australia nos traía algo, no sabíamos que en la reunión australiana todo el mundo lleva algo, era como si fuera un cumpleaños lluvia (según Montevideo) o un asalto (según Paysandú).

La familia puso varias tortas, café, té y bocadillos calientes básicamente, estos bocadillos calientes son los típicos arrolladitos de salchicha y pies de carne (léase, pays de carne).

Fue una gran oportunidad para mezclarnos con diferentes grupos y en diferentes temas y hablar de cosas variadas como diferentes actividades laborales, pesca, deportes, etc. Excelente para ampliar el vocabulario diría yo.

Al momento de las velitas se cantó el cumpleaños feliz típico y luego se hicieron tres “Hip Hip Hooray”, para homenajear a la cumpleañera.

Por último el padre tomó la palabra y nos agradeció a todos por las atenciones y por haber concurrido a modo de pequeño discurso.

Los niños jugaron en diferentes grupos toda la tarde dentro y fuera de la casa sin ninguna actividad especial. Esto quiere decir que faltaron las sorpresitas, la piñata, la música infantil, los animadores, etc.

En cuanto a los grandes faltó un poco más de música, alcohol, o por lo menos más variedad ya que solo había vino y por consiguiente faltaron las cosas que vienen de la mano de un poquito más de bebida espirituosa como más griterío y conversaciones cruzadas, en general fue todo muy organizado y tranquilo.

Pasamos un rato agradable pero diferente y no fue muy parecido a los cumpleaños que organizamos nosotros, que en mi modesta opinión son más divertidos.

PD. Obviamente deben haber variantes (en las tiendas venden piñatas y bolsas para sorpresas) y todo dependerá de la mezcla familiar y la situación económica, pero hasta ahora es lo que hemos visto.

2 comentarios:

Alejandro Rinaldi dijo...

musica??? dejate de joder.. en que cumpleaños en UY te posieron musica?
como bien me digo una colombiana que vivia en UY, aca se sientan y comen!!! ;)

Acosta dijo...

En varios :D

PD. Además es verdad nos sentamos a comer y tomar... eso no quita tener o no música de fondo.