sábado, 14 de agosto de 2010

Acosta, ¡siempre llegando tarde usted!


Qué semana con las llegadas tardes, ¡por favor!

Todo empezó lindo el martes trancado en el tren como una horita (aunque el diario diga 40 minutos) porque lamentablemente falleció una persona en un tren de mi línea durante la hora pico en la mañana, ya ese día tuve que compensar horas y todo se trastocó.

http://www.theage.com.au/victoria/metro-rail-delays-man-hit-by-train-20100811-11yoc.html

Luego el jueves se cayeron los cables de corriente y se interrumpieron los servicios entre varias estaciones.

http://www.theage.com.au/victoria/damaged-wire-causes-rail-delays-20100812-12160.html

En el mapa esta la zona afectada, los servicios de trenes fueron substituidos entre esas dos estaciones por ómnibus y mi destino era la estación que apunta la flecha; el problema es la hora pico, a esta hora por más servicio de emergencia que pongan nunca es suficiente. Para peor hay que lidiar con Metro y eso genera un panorama de terror.



Llego a la estación de la que salgo en la cuidad y avisan por los altoparlantes que hay problemas y que los trenes van a llegar hasta Westall, bueno, bárbaro… ya sabía que el parto venía de nalga.

En el tren nos avisan que Westall y las anteriores están congestionadas y que nuestro tren solo llega hasta Oakleigh que es 3 estaciones antes. Desde ahí no hay bus de reemplazo pero va a pasar un tren que nos va a arrimar hasta Westall. Buenazo.

Llegamos a Oakleigh en la plataforma 3 y avisan que el tren llega en UN minuto a la plataforma 1, por lo que hay caminar por unos túneles subterráneos para alcanzarla, la gente se empezó a apretujar y era muchísimo peor que la salida de un estadio.

El tren llegó y se empezaron a apretar los que bajaban con los que subían y no había nadie para organizar, calculo que los empleados fueron a Westall a organizar a los pasajeros en los buses, tamos llegando al tren al que habrán subido unas 50 personas, el tren cierra la puerta y se las toma, medio vacío y dejándonos a cientos esperando para entrar. Yo me pregunto, que apuro tenía ese cristiano si las vías estaban cortadas!!, que desastre.

Bueno, los trenes seguían llegando y la gente se seguía agolpando y estamos a 3 estaciones de los dichosos buses, entonces me calenté y me fui a la calle a ver el transporte público disponible y por suerte encontré la parada de un ómnibus que tenía destino Dandenong que es una estación antes de la mía. Bárbaro a vos mismo, me subí y en 45/50 minutos estaba en Dandenong que era un relajo de gente, los servicios estaban funcionando nuevamente y venían trenes llenos de gente como nunca vi en mi vida y la estación era un caos.

¿Vuelvo al tren a empujar o repito la operación y busco un bus? La decisión la tome por unanimidad y sin mucho debate con mis otros alter egos, BUS!!! :)

Encontré otro que me llevaba a la estación siguiente que salía en 15 minutos y luego fueron 10 a 15 minutos de viaje.

Llegue a la estación a buscar el auto a las 19:20 y a casa poco antes de 19:30, entre todo lo malo lo bueno fue ver el parking de la estación repleto de autos, cosa impensada en un día común a esa hora, lo que significa que con mi “salida del sistema” le gané por lejos al promedio de la gente que viajaba a esa misma estación.

Luego al otro día leí comentarios de gente que había llegado a la casa 9/9:30 de la noche por lo que la próxima vez voy derecho a buscar un bus común y corriente y no me molesto con el servicio de emergencia.

En plata me salió lo mismo porque mi ticket mensual me permite viajar todo lo que quiero en tram, tren o bus sin problema, así que lo único que perdí fue tiempo.

Por último llegamos al viernes.

Por esas cosas del Yin y el Yan, perdí todas esas horas que gané el jueves; esta vez eran las 19:30 y estaba solo como un perro en la estación medio vacía.

Les paso a relatar. Vengo en el tren y ya veo que tengo un auto super pegado al mío, y ya me vi venir algún problema, cuando me acerco me encuentro con un panorama como el del siguiente dibujito.



Estaba trancado por un auto que me había chocado en un costado y no podía mover el mío, este otro auto era como el doble del mío en tamaño.

Fue entonces que llamé por primera vez a la policía en Australia, como no era urgente se tomaron como una horita en llegar, llame dos veces y las dos veces me dijeron que si no había heridos y los autos no perdían líquido no era urgente y que esperara, bueno, espere.

También llamé al automóvil club de acá (RACV) y me dijeron que lamentablemente no podían tocar el auto hasta que la policía evaluara la situación, así que di las gracias y a seguir esperando.

Mientras esperaba la gente se acercaba a charlar (chusmear) y todos me daban sus teorías, que era un borracho, que era robado que era una bestia que paró mal y así. Hasta un camión del RACV que estaba ayudando a otro auto que se quedó sin batería en el parking y nada, por lo menos me hacían la espera más corta.

Cuando llegó el patrullero me quedé sorprendido por la forma en la que te hablaban los policías, todas mis experiencias previas habían sido lamentables siempre hablando serio y medio de prepo, estos dos, un hombre mayor y una mujer policía jovencita fueron de lo más simpáticos y me dieron mucha buena onda a pesar del problema que tenía, chequearon el background del otro auto y me dieron la dirección del dueño que resulta que vive a un cuadra de casa.

Me ayudaron con la maniobra subiendo al cordón de la pequeña vereda para poder sacar el auto, el daño no era tan grande y para ellos se trata de un pésimo estacionamiento del vehículo, tal vez por un conductor apurado por alcanzar un tren.

Me recomendaron contactarlo y mandarle un par de presupuestos por el arreglo y esperar una respuesta y si no quiere hacerse responsable el policía senior me dejó su tarjeta para que lo contacte y así el hacerle el seguimiento.

Bueno ahora voy a evaluar con alguien el costo y si amerita voy a contactar a esta gente, sino lo dejare por esa ya que los toques y los abollones en la estación de tren son cosa de todos los días.

Nota mental: comprar un teléfono con cámara la próxima vez así me ahorro el dibujo y les puedo mostrar bien lo que pasó.

4 comentarios:

Manolito dijo...

Delicias que uno recibe gratuitamente directamente ligadas a la vida laboral; posts como este tuyo hacen que cada vez disfrute mas de mi retiro; yo pase por cosas similares en mi tiempo, ahora afortunadamente puedo elegir la hora para salir de casa, siempre eludiendo la hora pico. Una de las pocas ventajas de la vejez.

Acosta dijo...

Si ni hablar Manolito, pero también esta bueno estar lejos de la jubilación. ;)

Alejandro Rinaldi dijo...

jajaj! bienvendio a Australia! por fin un post de quejaaass!!!

Acosta dijo...

jajajajj, lo estabas esperando guacho... :D