martes, 7 de septiembre de 2010

Habemus Primer Ministro


El 21 de Agosto fueron las elecciones en Australia y hoy recién se sabe quién es el nuevo Primer Ministro. Algo inconcebible para una elección al estilo Uruguayo.

El tema es que el gobierno de monarquía parlamentaria Australiano (una mezcla del parlamento inglés y el congreso de USA) y su sistema electoral tienen muy poco en común con el republicano Uruguayo.

Creo que sin temor a equivocarme lo único en común es que hay que votar en forma obligatoria, porque por lo demás, todo lo que he visto es absolutamente diferente.

A ver si puedo enumerar las cosas más destacables comparando con Uruguay:

- La elección es un sábado y no se para el país, ni hay veda previa ni nada.
- La gente vota y los requerimientos de documentación son mínimos, por lo que he hablado, básicamente vas das tu nombre y votas. Ni credencial ni nada.
- Tenes varias opciones para votar en tu zona, no una mesa exclusiva y tienen los nombres habilitados. Si estas fuera de tu estado tenes en tu cuidad varios lugares donde están todos los habilitados listados y podes ir a esos lados.
- El cuarto oscuro es un mostradorcito portátil de material descartable que si queres le copias al de al lado todo lo que está votando.
- Votas escribiendo una lista de números para marcar tus preferencias en una planilla y no pones una lista pre impresa. Pones un número, dos, tres o cinco, según tu lista de simpatías. Para votar en blanco simplemente dejás todo vacío.
- En cada zona tenés la lista de aspirantes a la casa de representantes y votas personas que pueden responder a un mismo partido o no, en orden de preferencia. O sea, persona 1 partido A, persona 2 partido B, persona 3 el vecino de al lado que no tiene ningún partido, etc.

Una de las cosas que me parecieron más interesantes es que peleas por un puesto con tu nombre a pulmón y no entras por ir 9 en una lista y no te conocen ni los que te votaron. Por ejemplo hay un tipo de poco más de 20 años de edad que le quitó una banca a un político de carrera y le ganó a puro laburo, porque al final la gente va y pone un nombre que la convenció más.

En esta elección en particular el parlamento quedó muy dividió en bancas, el oficialismo quedó con 72, la oposición con 73 y 5 independientes, o algo así y luego de varias negociaciones la cosa termino con el oficialismo en 76 y la oposición en 74, lo que va a dejar un gobierno muy pero muy frágil, donde un cambio en un par de independientes puede volcar la balanza para el otro lado en cualquier momento y cambiar el partido de gobierno.

Bueno, el parlamento quedó armado, los votos comprometidos y el primer ministro va a seguir siendo el mismo y será investido por el representante de la reina como corresponde.

No quiero entrar en comparaciones de un sistema y otro porque son fundamentalmente diferentes, pero podríamos aprender y usar alguna cosita de lo que hacen acá.

Cualquier error sepan disculpar, yo también estoy aprendiendo y no va a ser hasta que me toque votar que voy a entender totalmente el sistema pero por lo menos les voy tirando una idea de lo que vi.

1 comentario:

Alejandro Rinaldi dijo...

venia todo bien hasta lo del representante de la reina...

pero bueno, todo bien no podían meter.