sábado, 8 de diciembre de 2012

Haz lo que yo digo...

...pero no lo que yo hago. Por un lado el gobierno plantea substituir el boom de la minería con un nuevo boom inmobiliario, liberando más tierra, más concesiones a los compradores y empujando a los ozzies trabajadores (como ellos mismos los llaman) a endeudarse hasta las muelas por el resto de sus vidas.

Por su parte, como gobierno, están comprometidos con lograr un superávit fiscal y mantener el envidiable ratio deuda/PBI de Australia que es uno de los más bajos del mundo, diciendo que es fundamental lograr tener cuentas limpias y no vivir a crédito, paradójicamente, mencionando que el gobierno debe ser como cualquier familia y gastar dentro de sus posibilidades y no depender del crédito. O sea, recortes de gastos a troche y moche y más dolor para los ozzies trabajadores.

Me caigo y no me levanto, ¡que incoherencia por favor!


No hay comentarios: