viernes, 28 de junio de 2013

Quien a hierro mata

Esta semana se terminó una comedia (o tragedia) que empezó 3 años atrás cuando el por entonces primer ministro Kevin fue removido de su puesto por su partido, siendo suplantado por Julia.

Luego de este cambio, Julia fue confirmada por el voto popular en su puesto como la primera primer ministro mujer de este país.

Kevin, nunca dejó de trabajar en las sombras para vengarse, librando información confidencial y complotando a diestra y siniestra contra sus propios compañeros de partido y finalmente, luego de mucho remar, logró pagar con la misma moneda.

No fue nada fácil, hace más de un año intento desafiar a la primer ministro como líder del partido y le salió muy mal, sus seguidores que trabajaban en el núcleo cercano de Julia fueron casi todos invitados a renunciar y desde las filas fieles a la primer ministra lo masacraron en la prensa, tratando de sepultarlo de una vez por todas (regalo y pico para la oposición que va a usar todas las imágenes en su campaña para las próximas elecciones).

Hace tan solo unos meses, hubo otro intento de parte de los seguidores de Kevin (que obviamente fue de Kevin, pero que nunca lo reconoció como tal) para forzar una votación contra la primer ministro, esta se movió muy rápido y puso el cargo a disposición apurando a Kevin.

Como Kevin no estaba preparado y no tenía los números, no dio el paso al frente soltándole la mano a más de sus fieles seguidores a los que les fue muy mal ya que les costó a varios su puesto y una golden shower de aquellas tras puertas cerradas .

Cada vez, con cada desafío, rodaron varias cabezas y Julia salía en la televisión a decirnos que ahora sí, todo estaba saldado en el partido y que ahora solo miraban hacia las próximas elecciones, pero se equivocó, Kevin fue incansable serruchando.

Esta semana, volvió la movida de los seguidores de Kevin para llamar a una votación para elegir al líder del partido (que es el que debe ser nombrado primer ministro mientras son gobierno o líder de la oposición cuando son la segunda fuerza política). No fue casualidad, era la última oportunidad para hacerlo. Julia usó la misma receta y apuró el trámite, pero esta vez hizo algo inesperado y un poco apresurado creo yo; se fue “all in”, y dijo que llamaba a una votación poniendo el cargo a disposición con la condición de que el que perdiera debía dejar la arena política e irse para la casa (ni presentarse a las próximas elecciones).

Y Kevin, que esta vez sabía que tenía los votos, aceptó.

Julia murió en su ley y hoy Kevin es el capitán del barco otra vez, después de 3 años muy movidos, donde armó mucho lío y puede haberle hecho un daño enorme a su partido político con esta guerra interna que al final logró ganar.

Creó que es un poco como dijo Varys de Petyr Baelish: "He would see this country burn if he could be king of the ashes."

Por supuesto, ya empezó el desfile de seguidores de Julia “renunciando” a sus ministerios y a la política.

Hasta Peter Garrett se fue y ya no es ministro; no es que fuera muy bueno en este trabajo, pero estaba bueno tener a una estrella de rock en el parlamento. :)

Los dejo con Peter y su clásico, Beds are burning, que creo viene al pelo (no pun intended) para cerrar este post...


2 comentarios:

Alejandro Rinaldi dijo...

eso del all in esta bueno... al menos sabes que uno de los dos muere políticamente. ES heredable la muerte politica? digo, el hijo de Kerry y el hijo de la pelirroja pueden seguir su legado?

Tal vez dentro de 20 anios veamos a ambos hijos disputando el cargo nuevamente......

o eso solo sucede aca?

Acosta dijo...

mmmm... no creo que hayan mais capítulos para esta novela